¿Existen las recetas mágicas en el aprendizaje de idiomas?

¿Qué opinas?

Si aprender o mejorar tu inglés de forma espectacular fuera posible en un corto espacio de tiempo, las academias, centros de idiomas y profesores especializados no tendrían alumnos (ocurre precisamente lo contrario y realizan un estupendo trabajo). Además, si fuera tan sencillo, las empresas no necesitarían formación específica en inglés profesional y la realidad es que la demanda es cada vez mayor.

Piensa, por ejemplo, que aprender inglés “en menos de un mes” es realmente difícil. Sin embargo, soy consciente de la necesidad que tienen los profesionales españoles de mejorar o dominar este idioma ASAP (as soon as possible) y antes de llegar a sentirse  FUBAR ( https://www.merriam-webster.com/dictionary/fubar)

Así pues, mi objetivo es compartir nuevas estrategias para aprender inglés con fines profesionales, enfocando parte de esta información en cómo hacerlo, algo esencial tanto antes de empezar como durante el proceso. Comencemos, entonces, esta aventura centrándonos en una de las preguntas clave: ¿cuánto tiempo debo invertir?

Si te preguntas sobre el número de meses aproximado que necesitarás para ponerte al día con este idioma – que sigue considerándose el más internacional en el ámbito profesional, científico, académico y de los negocios –  lo más práctico en pensar en 4 opciones:

    • 3 meses (a corto plazo; equivalente a un curso intensivo). Recomendable si se buscan resultados muy rápidos.
    • 6 meses (a medio plazo; si dedicas unas 3 horas a la semana con ilusión puedes obtener resultados realmente interesantes en todas las destrezas).
    • 9-12 meses o más (a largo plazo; equivalente a uno o varios cursos académicos completos).
    • lifelong learning, cuya filosofía se basa en una actitud de aprendizaje permanente, tanto para empresas como para particulares.

Por mi parte, e independientemente de las horas que estemos dispuestos a emplear, entiendo la formación como un aprendizaje integral, como un proceso activo y consciente por parte del docente y el discente (el alumno). En otras palabras, como un reto. Por eso que creo que:

Pronto, muy pronto, España dejará de mantener los últimos puestos en las estadísticas europeas en lo que a “nivel de inglés” se refiere.

En cualquier caso, aquí tienes una lista con sugerencias que confío sean de ayuda:

    • necesitas un plan de acción coordinado por expertos (todos necesitamos ayuda en parcelas que no dominamos).
    • No es estrictamente necesario que estudies fuera de España para aprender un idioma, aunque si lo haces la experiencia será verdaderamente enriquecedora.
    • se requiere determinación y perseverancia para la consecución de objetivos. (Where there’s a will there’s a way).
    • No es suficiente con una app 10 minutos al día. (Sin embargo, sí es un buen hábito para comenzar o retomar el contacto con el idioma).
    • es necesario que conozcas algunos aspectos de su cultura. Esto incluye conocer las costumbres y tabúes de la mayoría de los países de habla inglesa.
    • No se estudia únicamente memorizando. Hay que ACTUAR, es decir, moverse, enfrentarse a todo tipo de situaciones reales, simplemente disfrutando.
    • No es conveniente trabajar en exceso o saturarte; por el contrario, una adecuada gestión del tiempo, con descansos, contribuirá a un mejor y más provechoso aprendizaje. (Sobre este tema hablaremos en próximos artículos, en los que además te recomendaré aplicaciones gratuitas en lengua inglesa que podrás seguir perfectamente a partir de un nivel B1).
    • es un trabajo en equipo: profesor-alumno/alumno-profesor, por lo tanto, el liderazgo en el aula ha de ser compartido para obtener resultados y evitar que se trate de un mero trámite.

Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

– Samuel Beckett

Efectivamente, estoy convencida de que es el momento de pasar al siguiente nivel. Ojalá podamos demostrar que, además de estar fascinados por los anglicismos profesionales (en Anglicismos laborales y digitales, hablamos de ello), en España se habla inglés. Así fortaleceremos nuestra proyección profesional comunicándonos en la actual lingua franca.

 

Tanto si se trata de una afición como de una necesidad laboral, el aprendizaje del inglés como lengua global resulta apasionante como proceso de superación personal y profesional. 

Lo sé,  en ocasiones no es fácil, sin embargo, está comprobado que el esfuerzo lingüístico para nosotros, los españoles, es relativamente sencillo.

Como explico en English: a Powerful Tool for your Branding Strategy, es hora de entender el actual idioma global, el inglés, como una herramienta profesional para líderes. Si estás interesado en estos temas, ten presente que aprender inglés no es un fin en sí mismo, sino un poderoso medio para alcanzar determinados objetivos personales, profesionales o corporativos.  

Puedes creerme.

A mí también me parecía un idioma un tanto peculiar hace muchos, muchos años…

y finalmente me enamoró.

Willing to take the challenge?