Acabo de terminar la lectura de Diario de una mujer completa (Homenaje de poesía a la mujer) y necesito escribir sobre él para contaros lo que he sentido.

A veces pienso que el  ritmo acelerado que prima hoy en día nos desvía del camino del sentir. Por esto es tan importante la poesía; por eso es tan importante este libro. Por eso es tan importante el trabajo de Yolanda Sáenz de Tejada y Vázquez.

 

Recibí este libro con una dedicatoria que me llegó al corazón. Podría compartirla con vosotros y sin embargo me vais a permitir que me la guarde para mí, los míos y mis mujeres de confianza.

He leído todos sus poemas con calma, en silencio y en soledad y he sentido que muchos de ellos tenían la capacidad de hacerme compañía. Una compañía cálida y dulce que me ha permitido identificarme con algunos, disfrutar de otros, aprender de todos.

Este homenaje escrito para todas nosotras ha de estar cerca de ti por su enorme sensibilidad  y su punto de vista tan femenino, tan necesario, tan humano. Es un libro adictivo en el sentido más positivo del término, pues te invita a integrar la lectura de la poesía como un hábito beneficioso más, al que deberíamos engancharnos.

Puesto que no quiero desvelaros todo el misterio creativo que se desarrolla con elegante suavidad en el libro, permitidme que os comente uno de los poemas que me encantaron, por sentirme en algunos puntos muy identificada con él. Se titula Pensándolo bien y lo elige Yolanda Sáenz de Tejada para comenzar la tercera parte del libro con el nombre de Mis ovarios.

El poema comienza así:

Pensándolo bien

No quiero ser

súperproductiva

(Te ha costado llegar a ello, Yolanda)

ni la más delgada del baile.

Tampoco quiero tener esa casa de ensueño 

si me impide vivir

en otros apartamentos

con vistas a la ternura…

 

Y continúa Yolanda hablando de cumplir los 50, de no ser perfecta, de lo que quiere y de lo que no quiere ya.

A lo largo de esta obra podrás identificarte con la autoexigencia de la que a veces sufrimos las mujeres  y verás algunas cosas mucho más claras.

He elegido este poema (y el libro, por supuesto) como la frase o idea que me inspira para la convocatoria de la Fundación Mujeres Líderes de las Américas, (https://documentalistas.org/es/) donde se nos animaba a expresar en menos de un minuto un mensaje que pueda inspirar a otras mujeres.

Así lo he hecho yo aquí, compartiendo ideas de este poema, con cuyos primeros versos me  siento tan identificada: ¿Qué frase te inspira? Mujeres Líderes

Hace aproximadamente 7 años sentí (por segunda vez) una gran necesidad de reencontrarme con el mundo de la creatividad y el arte. Y por qué no decirlo, de reencontrarme conmigo. Creo que en estos momentos de cambio precisamos,  cada vez más, docentes y expertos que proporcionen respuestas  diferentes.  Yo las abordo desde un punto de vista multidisciplinar,  con un guiño a la creatividad, las Humanidades y el Arte. Y para ello necesitamos también mucha poesía.

De nuevo una preciosa aventura saboreando la pintura, el dibujo y las técnicas creativas en general, competencias y habilidades verdaderamente potentes, algunas de las cuales dejé aparcadas  para poder ser “súperproductiva”.

Y en esta andadura de la creatividad, que me sirve también para ser mejor docente, quiero que me acompañe siempre la poesía de nuestra querida Yolanda Sáenz de Tejada.

No te completan los demás, no.

Lo haces tú sola, con tus lágrimas y tus risas.

Con tu amor hacia lo que antes habías desechado de ti.

Yolanda Sáenz de Tejada