There is no Frigate like a Book
To take us Lands away…

Emily Dickinson

Bienvenidos de nuevo a “Mujeres que inspiran”. Hoy, adentrándonos en el ámbito literario, entrevistamos a Chus Sánchez, escritora y comunicadora.

Con una amplísima experiencia previa como periodista en diversos medios de comunicación, Chus trabaja de forma incansable con diversos subgéneros narrativos tales como el relato, el cuento,  la novela y la novela corta, abordando  interesantes y variadas temáticas. Ha sido galardonada con numerosos premios.

Precisamente una de sus últimas aventuras como escritora ha sido rescatar la vida de mujeres valientes sobre las que conocemos muy poco y cuyas biografías, desconocidas, son dignas de contar. Y eso es lo que ha hecho Chus Sánchez, después de una perseverante labor documental y archivística,  dando vida a aquellas que Eligieron ser libres, en su obra publicada con este mismo título en 2019.

En este caso estamos ante un libro con un formato e ilustraciones encantadoras, en el que Chus consigue trasladarnos a otras épocas y realidades e impregnarnos con los sentimientos de las protagonistas. Os lo recomiendo vivamente.

 

 

Las novelas de Chus Sánchez se han presentado en Wellington, Berlín y Nueva York, entre otras ciudades; sin embargo ella sigue siendo la escritora cercana que tuve la oportunidad de conocer en ámbitos culturales alicantinos.

Mi próxima lectura será su nuevo libro Nadie se conoce, porque estoy deseando saber qué ocurre con Emma Soler, una adinerada viuda, y el doctor Arthur Hensen en una macabra situación…

Te animo a que conozcas toda la obra de Chus Sánchez en su web: http://www.chussanchez.es/libros/.

Ahora, queridos lectores, comienza esta entrevista en la que Chus nos regala respuestas aderezadas con recuerdos, algunos de sus libros preferidos, ideas para comenzar a escribir y mucha sinceridad:

 

 

  1. Fiel a mi pregunta sobre la influencia de los buenos docentes en nuestras vidas, ¿puedes comentarnos qué profesor o profesora te ha dejado más huella y en qué sentido?

 

La recuerdo muy bien. En mi memoria conservo su imagen como la de una mujer más bien solitaria y discreta. Sin embargo, se apasionaba cuando hablaba de Literatura y nos transmitía su entusiasmo. Se llamaba Francisca Alicia, pero en el colegio la llamábamos Pacali. En sus clases leíamos poesía y pequeños párrafos de obras de diferentes autores. Le gustaba abrir debates, a modo de club de lectura y obligarnos a pensar. Ella aprovechaba para introducirnos en el mundo de los escritores, las circunstancias que los rodearon, sus amores o la época que les tocó vivir. Un momento importante para mí fue cuando me descubrió a Gustavo Adolfo Bécquer. Sus Rimas y leyendas supusieron una revelación en un momento en el que yo no había leído nada más que las aventuras de Los Cinco, que por aquellos tiempos me tenían fascinada y atrapada. También fueron muy especiales sus charlas sobre Miguel Hernández. Desde entonces se convirtió en mi poeta preferido. Han venido otros, pero ninguno ha logrado sustituirlo.

 

 

  1. Como escritora, mi segunda pregunta puede ser la más relevante para ti. Indudablemente nos va a dar información muy valiosa para todos aquellos a los que nos gusta leer. ¿Qué libros te han influido de forma especial y qué destacas de cada uno de ellos?

 

Dificilísima respuesta. En la adolescencia aspiraba a parecerme a Eduardo Mendoza, porque su novela El misterio de la cripta embrujada, cargado de humor, ironía e intriga, me pareció una combinación genial, casi imposible de lograr. No creía que existiera otro autor tan grande como él hasta que leí a Cortazar o a Borges.

 

Muy pronto Edgar Allan Poe o Mary Shelley resultaron decisivos para que me atrajera el terror. En mi lista figuran también clásicos inolvidables como Crimen y Castigo de Fiódor Dostoyevski o Drácula de Bram Stoker.

 

En cada uno de estas obras descubres una manera muy personal de entretejer historias que te transportan a tramas fabulosas e increíbles.

 

Incluiría Jane Eyre de Charlotte Brontë. Me fascinó la valentía y los valores de su protagonista para afrontar una vida repleta de adversidades.

 

            Con los años fui tropezando con otras joyas como El último encuentro de Sandor Marei, una obra magistral de prosa elegante que nos acerca a los fundamentos de la amistad, el amor y la traición.

No podría dejar fuera a La plaza del diamante de Mercè Rodoreda, que expone con sencillez un retrato muy cercano de la mujer española en la década de los años 30 u Oculto sendero de Elena Fortún, un valioso testamento literario sobre lucha femenina, los prejuicios y la visibilidad lésbica.

Por precaución me detendré aquí, porque podría continuar hasta llenar unos cuantos folios.

 

  1. Y ahora – cómo no- hablamos de los profesionales (mujeres y hombres) que más te han influido. ¿Qué rasgos compartían? ¿Qué nos puede enseñar todo esto en nuestro desarrollo profesional y personal?

Destacaría a dos compañeras durante mi etapa del Diario Información: Pirula Arderius y Clara Forner. Mi aprendizaje se formó en gran parte junto a ambas y compartimos muy buenos momentos. De las dos reseñaría una cualidad tan básica como la honestidad. Con Pirula disfrutabas del trabajo diario. A veces el simple hecho de estar con ella resultaba comparable a convivir junto a un libro de historia del periodismo alicantino, cargado de anécdotas sobre personajes y capítulos memorables. Muchos de ellos muy divertidos, su sentido del humor es fantástico. Con Clara fue diferente, coincidimos durante una larga etapa en Elda que resultó muy enriquecedora.

En mi opinión, el valor de conocer a personas como ellas aumenta cuando te cruzas en el mundo profesional con compañeros que destacan por todo lo contrario: falta de  ética y pocos escrúpulos si de lo que se trata son sus propios intereses. ¿Alguien se ha librado de elementos así?

Sobre esta cuestión tan delicada podría limitarme a ser políticamente correcta, pero sin embargo, voy a lanzar una pequeña piedra: resulta más duro todavía cuando debes aceptar que la competencia desleal parte de otras mujeres. Pienso que las inquietudes feministas y la lucha por la igualdad han aparcado una sutil problemática como esta, que creo que no cuenta con la visibilidad suficiente y la considero normalizada.

 

Sí puedo asegurar por experiencia propia que el sexismo de las mujeres hacia las propias mujeres impidiendo entre nosotras cuestiones fundamentales como la conciliación familiar, resulta lamentable.

 

Este tema daría para otra entrevista. He creído conveniente plasmarlo para encender una débil luz sobre un asunto del que apenas se habla pero que está enquistado en la vida cotidiana.

 

 

  1. Me encantaría que las jóvenes profesionales y futuras líderes leyeran esta entrevista para que puedan nutrirse con tu interesante trayectoria profesional, en la que has combinado el periodismo, primero, y la comunicación y la literatura, después. ¿En qué consiste el arte de escribir para ti?

Escribir responde a una necesidad de escapar respecto a realidades que no puedes cambiar por pura impotencia, en mi caso comienza como salida a una insatisfacción.

 

La escritura es con frecuencia pura diversión.

 

Creas otras circunstancias en las que el control y el destino dependen de ti de una forma absoluta. Los personajes se desnudan y se visten a tu antojo o el sol dejará de brillar para ellos si así lo deseas. En cada historia se plasmará el final que mejor responda a tus inquietudes. A la vez, tratas de comunicar ideas o conceptos que de otra manera, no podrías.

 

  1. Amas la literatura. Sería magnífico que nos ofrecieras algunos consejos para comenzar a escribir. Hablemos, por ejemplo, de escribir un relato. 

 

No siempre estamos delante del ordenador, la rutina nos impone muchas actividades y obligaciones. Por eso un consejo que suelo dar es llevar contigo un pequeño cuaderno y un bolígrafo para apuntar cualquier frase que nos resulte buena en la historia que tengamos entre manos. Casi siempre aparece de forma fortuita y confiamos en que nos acordaremos de ella cuando volvamos a escribir, pero no es así. Un viaje en autobús, una reunión o una larga charla telefónica puede enterrar tu genial idea.

Otro consejo: Atrapa al lector esforzándote en crear buenas frases y déjale ver lo que tú ves cuando escribes.

 

  1. Chus, quisiera terminar con unas pinceladas más personales para que podamos enlazar tu estilo con  tus novelas y relatos ¿Qué valores, pasiones y aficiones te definen?

 

En estos tiempos en que el embuste se ha aceptado como parte del juego en los medios de comunicación y pierde peso en la vida diaria, me he vuelto una firme defensora de la verdad.

 

En mi opinión, nos encontramos en una sociedad donde la mentira, concebida como arma de seducción, ha comenzando a reinar. Convives con ella en las noticias, las redes sociales, la política o la publicidad.

Aunque no podamos evitar ser víctimas de la manipulación mediática, sí deberíamos ser conscientes, por ejemplo, de que las malas acciones no están justificadas partan de quien partan. Supongo que este tipo de conflictos que merodean en mi cabeza acaban formando parte de lo que escribo.

Mis pasiones son los libros, los viajes y la Historia. Solo aspiro a disfrutar del tiempo para dedicarme más a ellos y a mis seres queridos.

 

Muchas gracias, Chus, por haber aceptado esta invitación. Te deseo mucho éxito en tu labor creativa. Tus obras y tu labor de difusión son, sin duda, una poderosa arma de promoción de la lectura. Puedes añadir aquí cualquier otro comentario que desees. Nos vemos pronto. 

 

Darte las gracias por darme la oportunidad de compartir contigo este espacio en tu blog. En mi caso agradezco haberte conocido gracias a un programa de radio que compartimos hace ya unos cuantos años en el que quedó muy claro nuestro amor por los libros.

Te considero una mujer excepcional que inspiras por tu carácter emprendedor, capaz de renovarte y proyectar nuevas ideas en tiempos complicados.